loader image

Remando Juntos

Granja pa’ mi gente, un esfuerzo conjunto hacia la recuperación de los medios de vida

por | Mar 22, 2021

Granja pa’ mi gentes ha sido una estrategia de seguridad alimentaria y de la recuperación de los medios de vida implementada en medio de la pandemia y producto del esfuerzo de muchas organizaciones e instituciones tales4 como  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO, actior medeor, ISA-Intercolombia, Adveniat y la Universidad del Norte y en especial más de 186 familias que unidas en organizaciones o grupos participaron en ordenar su parcela, finca o patio en aras de cultivar y criar especies menores para el autoconsumo.

La iniciativa tuvo lugar durante el tiempo del aislamiento social ocasionado por el brote epidémico – Covid-19 e impartido por gobierno nacional en su declaración de la emergencia sanitaria.

El padre Rafael Castillo Torres, director ejecutivo de la Corporación Desarrollo y Paz del Canal del Dique y Zona Costera, asegura que la calidad de vida tiene que ver con las relaciones de vida, condiciones de vida, nivel de vida, pero sobre todo con los medios de vida, explica que “aquellas actividades económicas, informales de supervivencia (rebusque) que la gente diariamente realiza y con las cuales soluciona  tres exigencias para su familia:  La comida, servicios públicos y la educación de sus hijos”. 


Foto 1: Pobladores del Canal del Dique preparando la tierra para fortalecer sus procesos productivos.

Talleres y capacitaciones

En el mes de marzo las 186 familias confirman su voluntad de iniciar granja pa mi gente, en dpnde se dispuso de un ciclo de formación, preparación del suelo, gestión de insumos que fueran amigables con el medio ambiente y arreglos agroforestales, fundamentado en un modelo de alianza entre sociedad civil – institucionalidad – empresa y cooperación internacional. 

Los temas de formación estuvieron orientados hacia la biodiversidad, importancia de semillas locales, modelo de negocio, emprendimiento y comercialización para crear patios productivos, en el marco de la emergencia sanitaria por covid-19. Según Lilia Miranda de la asociación de mujeres de Puerto Badel – AMUDIC durante el proceso de formación “aprendimos cómo sembrar semillas, cómo usar los abonos, cómo cuidar nuestras gallinas ponedoras, y esto fue importantísimo porque con esta pandemia nos dimos cuenta de la necesidad que tenemos de regresar a nuestras costumbres, a nuestros ancestros de sembrar y mantener la tierra”. Lilia agrega que “ya la comida la traíamos de Cartagena, y dejamos nuestros patios abandonados, pero hoy con Granjas pa mi gente, yo  todos los días tengo mi cartón de huevos que los consumo, los vendo o los cambio por pescados. Tuvo que llegar la cuarentena para darnos cuenta de la importancia de mantener la tierra..  Debemos entender que los patios productivos son muy importantes para nuestros pueblos, para la seguridad alimentaria, para comercializar o para intercambiar con nuestros vecinos”.


Actividades de motivación 

Para mantener activa a las familias vinculadas a esta iniciativa culminamos el año 2020 con dos actividades, el primero con retos colaborativos y foro internacional del trabajo de la mujer rural: el primero es una estrategia motivacional para conocer las buenas prácticas de las familias vinculadas a través de fotos y videos, y el  el segundo con el fin de reconocer el papel de las mujeres en el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria, haciendo énfasis en como su trabajo contribuye a la robustecer economía rural.

Durante el desarrollo de los retos colaborativos los participantes enviaron videos y fotografías en donde se podía ver cómo hacen mantenimiento a su granja, seguimiento a sus cultivos, cómo ponen en práctica el trueque con sus vecinos y también cómo preparan platos típicos de sus territorios. Yennis Mattos de la organización Cocodrilo asegura que “realicé mi participación en los retos colaborativos y allí pude mostrar cómo hago el mantenimiento de los galpones en donde se encuentran las princesas doradas, las gallinas ponedoras que estoy criando”.   

Por su parte se llevó a cabo con expertas latinoamericanas el foro  de la mujer rural, en el cual participaron Yohana Miner de Guatemala, Sobeida Lara de Honduras, Martha Julia Tax de Guatemala, Blanca Nohemí Florián de Colombia y Ze Everaldo Vicentello de Perú, y permitió conocer buenas prácticas llevadas a cabo en el ámbito rural, resaltando el protagonismo de las mujeres en el campo y los desafíos que hay para retribuir este trabajo.

Foto 2: Desayuno típico preparado por María Oliveros del municipio de Manatí, con huevos criollos que ponen las gallinas de su granja.