loader image

Remando Juntos

Nuestra Tierra Próspera… Un Camino Acertado para Montes de María

por | Mar 23, 2021

El Programa Nuestra Tierra Próspera, es una iniciativa del gobierno de los Estados Unidos a través de su Agencia para el Desarrollo USAID, que tiene como objetivo primordial, tanto en Montes de María como en otras regiones de Colombia, apoyar los esfuerzos que en nuestro país se vienen haciendo para la puesta en marcha del primer punto de los acuerdos de paz. Se pretende, con este Programa, mejorar las condiciones de los hogares rurales y promover el desarrollo de economías lícitas a través del fortalecimiento de la tenencia de la tierra factor determinante para la paz y la reconciliación nacional.  

Foto 1 El primer punto de los acuerdos le apuesta promover el desarrollo de economías lícitas a través del fortalecimiento de la tenencia de la tierra.

El programa, con sus acciones que lo determinan, procura el acceso masivo a la titulación de la tierra por parte de nuestros campesinos y el apoyo a la restitución de tierras. Estamos ante una estrategia de respuesta al despojo que padecieron tantas familias rurales en Montes de María. Pero igualmente es un programa que es consciente del rol de la institucionalidad que es la que resuelve los desafíos y problemas con serías políticas públicas. En ese sentido procura, igualmente, fortalecer las capacidades de los gobiernos locales en la administración de la tierra y promociona oportunidades socio económicas lícitas en las zonas focalizadas y donde se están implementado os Programas de Desarrollo con enfoque Territorial. 

La Corporación Desarrollo y Paz, juntamente con el Programa de Desarrollo y Paz de los Montes de María, acompañamos durante todo este año 2020 los esfuerzos de implementación de este acertado Programa en 17 municipios Montemarianas.  En el marco de este acompañamiento algunas acciones significativas se realizaron en el cumplimento de los objetivos trazados:  

Foto 2: Santuario de Nuestra Señora de El Carmen, ubicado en el Carmen de Bolívar.
  1. Se acompañó la formulación de los planes de desarrollo 2020 – 2023, con los equipos de trabajo de cada uno de los entes territoriales de la región de los Montes de María.  Planes que fueron articulados y definidos al ciclo normativo según sus etapas y tiempos de ley. 
  2. Se elaboraron los planes de trabajo y el marco Conceptual y estratégico preliminar que incluyó el acompañamiento a los mandatarios salientes con el fin de lograr, no sólo la oportuna entrega de un informe de empalme, sino también el acercamiento con los mandatarios locales, entrantes, desde el día 1 de su administración. 
  3. Se construyó, de manera participativa una planeación, concertada y monitoreada permanente, que permitió la flexibilidad y los ajustes necesarios, en un contexto de pandemia que restringió las proximidades como la posibilidad de los encuentros.  Recurrir a la virtualidad, que es el mundo de las conexiones…no canceló la necesaria experiencia de las relaciones. Fue una experiencia de adaptabilidad y resiliencia territorial.  
  4. En el esfuerzo compartido se resalta la responsabilidad y empeño del ente territorial en la construcción de su plan de desarrollo, lo cual se manifestó en la voluntad que tuvieron, funcionarios de diverso orden, para intercambiar conceptos y recibir formación e información sobre las líneas estratégicas del programa. El relacionamiento permitió recibir invitación para participar en las reuniones internas de construcción del Plan de Desarrollo Municipal.  
  5. La construcción del Diagnóstico Estratégico Rural en cada uno de los municipios, el cual fue incluido, como un valor diferenciador en la formulación del plan de desarrollo municipal. Temas nuevos como datos estadísticos, el índice de informalidad de la propiedad, actualización de catastro o temas de alianza público-privada y encadenamientos productivos, fueron valorados y tenidos en cuenta para la formulación estratégica de los 17 planes de desarrollo. Creemos que el Diagnostico Estratégico Rural contribuye en gran manera en la formulación correcta de aquello que se pretende como norte de la ruralidad, pero también para atraer inversiones y posibles financiaciones. 
  6. Para un máximo de vida en el desarrollo rural se requiere un mínimo de estructuras que la viabilice. En tal sentido este Programa con los esfuerzos de los PDPs, ha procurado dejar en cada municipio desde su plan de desarrollo la pertinencia de una oficina de tierras, así como unos recursos que permitan la implantación de los objetivos de este programa. No solo ha sido un despertar de la conciencia de la ruralidad como un fortalecer la institucionalidad en los procesos estratégicos conducentes a la titulación de la tierra como al ordenamiento de la propiedad y a una visión mas integral del desarrollo rural. 

Desde los PDPS, seguimos considerando el desarrollo Como un proceso de trasformación y modernización dinámico de la sociedad rural, que opera constituyendo a los campesinos, el Estado, los empresarios locales y regionales en actores de esa transformación, con el fin de alcanzar un desarrollo humano integral sostenible que ponga la vida por delante. Por ello creemos que el desarrollo rural en Montes de María tiene unos énfasis muy concretos que nos permitimos señalar y que dialogan muy bien con los propositus y alcences del  Programa Nuestra Tierra Propespara de la USAID: 

Foto 3: La Marca Montemariana que apunta al fomento y conservación de la identidad montemariana.
  • Debemos seguir avanzando en una visión compartida sobre la problemática rural de Montes de María procurando construir con muchos otros el lenguaje común que se requiere para que se entienda de qué estamos hablando. Lenguaje común que se ha de hacer evidente en los planes de desarrollo municipal y departamental. 
  • Tenemos que involucrar a todos los actores sociales en el territorio, en especial los jóvenes,  mujeres y grupos etnicos.
  • Tenemos que crear coaliciones sociales abiertas al margen de las ideologías y del contrapunteo del cálculo político. Coaliciones innovadoras que puedan dialogar entre sí y con el Estado (relación pública/privado). 
  • Temenos la tarea de fortalecer mucho más las organizaciones y redes sociales que logren quebrantar el individualismo que sólo ha frenado procesos y ha hecho mucho daño. 
  • Disponer de mecanismos para resolver conflictos que se van a presentar pero que requieren una gran disposición y ambiente para que vengan transformados creativamente. 
  • Cultivar el buen habito democrático de los diseños y arreglos institucionales sólidos para que las cosas no sólo funcionen, sino que sean sostenibles.  Para ello necesitaremos recuperar credibilidad y confianza.
  • Pensarnos de manera permanente la sostenibilidad no tanto como una opción sino como una condición para seguir avanzando en legitimidad y pertinencia, entre nosotros y con los otros actores con quienes mantenemos nuestras alianzas en el territorio. 
  • Involucrar a las áreas urbanas de Sincelejo, Cartagena y Barranquilla y las sociedades urbanas en el desarrollo rural.